Código Deontológico de las Ciencias Adivinatorias, Médiums y Videntes

Te Ayudo a tomar decisiones importantes, a poner la suerte de tu lado, y a conectar con tu ser interno y tu intuición. Aquí encontrarás el Código Deontológico de las Ciencias Adivinatorias que mi equipo y yo nos hemos comprometido a respectar para garantizarte una consulta de alta calidad.

Preámbulo

Con el fin de moralizar las profesiones de las Ciencias divinatorias, evitar múltiples problemas que derivan de estas prácticas, donde quien sea puede "hacerse pasar" por tarotista, vidente, astrólogo, mago o brujo, el Instituto de Nacional de las Ciencias Adivinatorias (INAD FRANCIA) que es en sí una asociación de informaciones, de prevención y de protección contra los abusos y excesos de la profesión, propone este código Ético Moral y Profesional. Todo tarotista, astrólogo y vidente que acepta este código Ético desea instaurar una buena comunicación con sus usuarios y sus consultantes.

Así mismo, mi equipo y yo hemos adherido a la aceptación de este Código Deontológico Moral y Profesional, y se compromete sobre su honor a respectarlo y a ejercer su actividad con serio, honestidad y lealtad, con el fin de satisfacer las necesidades de nuestros consultantes.

Ejercicio de las Ciencias Adivinatorias

  1. Todo consultor se compromete a ejercer su actividad con sinceridad, lealtad y objetividad.
  2. El consultor ejercerá su profesión con la único objetivo de ayudar y comprender al otro. Se interesará al potencial de la persona, lo escuchara y lo acompañara. La prioridad está en la persona y luego en la técnica aplicada.
  3. El profesional dispone de una buena cultura general y se prevalece de una experiencia práctica de su profesión. Se debe de hacer buen uso de su saber y lo presta sin pretensión ni dogmatismo para acompañar cada consultante en su propia evolución personal.
  4. El consultor de las ciencias adivinatorias se compromete a hacer su trabajo después de haber realizados unos estudios adecuados.

Obligación de medios

  1. El consultor de las Ciencias Adivinatorias solo tiene una obligación de medios ( uso de sus conocimientos , de su saber, de su don...)
  2. En el dominio de las Ciencias Adivinatorias, esta obligación de medios le prohíbe hablar de "certitudes" o de "garantizar" un resultado y la cierta realización de acontecimientos, o el acertamiento seguro de sus predicciones. Se abstiene de toda demonstración excesiva con promesas de miráculos.
  3. El consultor demuestra tacto y seriedad. Introduce cada una de sus predicciones con la máxima prudencia, y se prohíbe predecir acontecimientos relacionados a la salud del consultante o de sus prójimos (se prohíbe hacer todo diagnostico medico). En el caso de una duda, el practicante respeta el principio de limite de competencias. No debe dudar en orientar el consultante en mano de un especialista.

Trabajos ocultos

  1. El consultor se compromete en no realizar nunca trabajos de magia oculta (exorcismo, brujería y magia negra). Solo puede ejercer las ayudas mágicas de la magia blanca y aconsejar que el mismo consultante las haga el mismo.
  2. Toda publicidad a de ser leal y verdadera.

Respecto de la vida privada y vida profesional

  1. Todo consultor de las ciencias adivinatorias está sometido al secreto profesional.
  2. La consultación es un acto estrictamente confidencial. Las informaciones con carácter personal de los consultantes no podrán ser reveladas a terceras personas, bajo ningún pretexto, de manera directa o indirecta.
  3. El consultor se prohíbe de hacer uso de dichas informaciones personales fuera de las actividades adivinatorias.
  4. El consultor se prohíbe de grabar las conversaciones de su consultante, o de filmar este.
  5. El consultor se prohíbe de conservar o archivar cualquier información u objeto privado del consultantes.
  6. El consultor se prohíbe de solicitar o conservar o grabar cualquier información de carácter racial o político.

Honorarios y modos de pago

  1. Los honorarios de los consultores son libres y dependen de la competencia real y confirmada de los interesados.
  2. Los honorarios son claramente enunciados antes de cualquier consulta o ayuda mágica.

Menores

Todo consultor de las ciencias adivinatorias se compromete a no responder a la petición de un menor, salvo con la autorización escrita de sus padres o tutor legal.